Meditar

Meditar es trascender a la mente, observándola como algo ajeno, estudiándola, cuando ella desaparece es decir que elevaste tú consciencia, estás en un estado de “Consciencia, de no mente”.
En occidente se consideran antes de hablar de la meditación de pasos previos como ser:
Concentrarse, que  es pensar en una sola cosa.
Contemplación: aquí ya es un paso más allá de la concentración, solo piensas en una cuestión determinada, profunda,  es un paso más de crecimiento con respeto a la anterior.
Aquí en Occidente la Meditación se la considera como un tercer estado, es decir una contemplación más profunda.

Como mencioné antes  Meditar es un estado de no mente, en oriente se lo denominó originalmente como Dhyan, que no significa ninguna de las tres etapas mencionadas anteriormente sino como un estado de no mente, está más allá de la mente. Esta Palabra Dhyan en China se la pronunció Ch’an, en Japón Zen, estos cambios son debidos a las variaciones de pronunciación de cada región.

El silencio y la serenidad se asocia al aburrimiento y a la acumulación de energía qu acaba convirtiéndose en tensión y ansiedad, junto con Tu alimentación, el aire, el agua, acumulan aún más energía esta tiene que ser utilizada, sino se convertirá en más tensión y finalmente en ansiedad, somos mitad exterior y mitad interior.
Usemos la energía en actividades creativas del  mundo exterior, allí hay mucho para crear, descubrir y por explorar, deberemos usarla para hacer nuestro mundo más hermoso, poético, sano lleno de amor.

Entonces sí por medio de la meditación viajaremos hacia nuestro ser interior, allí recuperarás energías y ganarás nuevas, Te comunicaras con Tu ser interior, lograrás serenidad, silencio encontrarás el equilibrio interior exterior, logrando unir Tu dos mitades, Tu energía desbordará en Amor, humildad, alegría, creación, agradecimiento, porque conoces la felicidad, la dicha de vivir a través de Tu camino interior descubriendo quien eres.


2010 - 2015 derechos reservados