Relajación
Relajarse, es lograr en forma consciente que cada zona de Tu cuerpo y cada músculo que lo integra se distienda y elimine las tensiones, llegando a un estado cada vez más profundo con la perseverancia y la práctica constante. El cuerpo posee una multiplicidad de órganos que durante cada segundo de nuestra vida trabajan sin descanso.
Muchas técnicas de relajación se centran en mejorar y corregir la respiración al inhalar el aire con distintos métodos, este procedimiento de la respiración profunda junto a la visualización son otros de los más usados, la clave principal está en cambiar los procesos mentales y limpiar la mente de todo lo que está produciendo estrés. Desactivar nuestras ansiedad en cualquier momento del día, es un acto necesario para una mejor calidad de vida, existen varios errores a tener en cuenta, la mayoría de las personas consideran necesario para ello estar acostados, o sentados en la oscuridad y en silencio, pero no es justamente de esa forma.
Existen varias técnicas para lograrlo en cualquier momento, sea trabajando, estudiando, practicando deporte. Dependiendo del fin al que destinamos la relajación, podremos utilizar métodos distintos si queremos disminuir la tensión de algún músculo, podemos utilizar relajación diferencial o progresiva; consiste en descubrir que músculos están soportando tensión para poder eliminarla. Por ejemplo, es muy frecuente que los dolores de cabeza puedan estar debidos a un exceso de tensión en los músculos frontales, cervicales o en la zona de la espalda, cuando el dolor de cabeza, está provocado por vasoconstricción y vasodilatación de las venas y arterias cerebrales, la técnica consiste en mejorar el flujo sanguíneo de la cabeza y las extremidades superiores, comenzando a reconocer cómo se encuentra la zona cervical, la cual es uno de los sectores donde más se localiza el efecto del estrés.

La relajación puede ser también un fin en sí mismo, es decir que simplemente deseemos relajarnos para estar tranquilos y descansar bien un rato. Si éste fuera el objetivo, técnicas como el yoga, la meditación trascendental, la hipnosis, pueden ser herramientas muy útiles. Eso sí, la profundidad de la relajación es mayor pero su aprendizaje y los requisitos para su práctica son también mayores.

La ventaja principal de las técnicas de relajación para combatir la ansiedad es que podemos utilizarlas ante la situación que nos está poniendo en tensión, sea sentados, de pie, hablando en público, ante un peligro, realizando gimnasia. La relajación por sí misma no nos va a solucionar la ansiedad, el nerviosismo, la tristeza. Pero va a ayudar mucho facilitando que podamos desarrollar estrategias para afrontar una situación o problema.



2010 - 2011 derechos reservados