Relajarse

En la relajación no existe una fórmula ideal, solo la práctica y la entrega sabiendo que estamos por entrar en un momento y un estado de paz interior.

Veamos unas pequeñas técnicas para practicar e ir tomándole el gusto y el dominio:

A-En primer lugar no es necesario desconectarse de su  atención al mundo exterior,  de que hay o no luz, o está oscuro, de que afuera hay ruidos....
B- Dirigir su atención al propio cuerpo,  las sensaciones físicas ( del frío, el calor ...).
C- Seguidamente y  alternativamente pase de un estado de consciencia sobre sus sensaciones y de una concentración en la nada aunque sea por pocos segundos.
D- Con este ejercicio podremos notar de la diferencia entre el mundo exterior  y el interior y ser conscientes de ello.
E- Buscamos un lugar tranquilos y nos ubicamos en el, sentado  o acostado.

La relajación está especialmente indicada en los trastornos psicosomáticos y en
aquellas alteraciones en que la ansiedad o angustia  provoca desórdenes funcionales.
Si reconociéramos o mejor dicho los profesionales de la medicina reconocieran el poder de la relajación y el de aquietar nuestro cuerpo en forma consciente la estarían indicando para la mayoría de la población en todas aquellas situaciones estresantes de la vida diaria como las situaciones provocadas por problemas económicos que impiden dormir, al igual que los exámenes, el estrés laboral, las relaciones conflictivas, etc.

El objetivo fundamental de la relajación consiste en tener bajo control del propio sujeto, los estados de baja actividad del sistema nervioso, de nuestra mente. Lográndose como resultado de determinadas actitudes y actividades cognitivas, llevando al logro de un mayor autocontrol de sus conductas emocionales.

En el intento por lograr la relajación no debe haber esfuerzo o crear expectativas, porque allí sería un condicionante y pasaría a ser contraproducente  produciendo un estado exactamente opuesto a lo que se procura.
Debe centrarse en la superación que logramos con el tiempo y se debe confiar en que la relajación se producirá como un efecto contiguo a la realización y la constancia.



2010 - 2011 derechos reservados